Desde la Diócesis de la Santísima Encarnación se dio a conocer el protocolo que se cumplirá durante el novenario y festividad central de la Virgen de Itacuá 2020. Este año, atendiendo la situación pandémica, se resolvió evitar la peregrinación de manera a prevenir la aglomeración de personas en esta fecha tan importante para el calendario de la iglesia católica.

El protocolo establecido en el modo Covid para la presente festividad mariana comprende:
• No habrá peregrinaciones
• Misas y novenarios de Itacuá a puertas cerradas
• Misas y novenarios en cada parroquia conforme a medidas sanitarias vigentes
• Novenario en cada capilla, con celebración de la Palabra y Santo Rosario, respetando las medidas sanitarias vigentes.
• Mayores de 65 años y personas vulnerables favor acompañar por los medios y redes de comunicación.
• Dispensa de cumplimiento presencial de las promesas de este año. Se reemplaza por la participación en al menos una misa, en forma presencial o espiritual, o por el rezo del Santo Rosario en casa.

“Se exhorta una vez más a la ciudadanía a tomar todos los recaudos sanitarios posibles para los que estarán representados y agendados previamente en sus respectivas parroquias durante el novenario de la Virgen, así como los agendados para la festividad central a llevarse a cabo a puertas cerradas. Igualmente, para los que llegan en estos días junto a la Virgen de Itacuá, a extremar los cuidados y respetar estrictamente el protocolo sanitario; el uso obligatorio de tapaboca, lavado correcto de las manos, el uso de alcohol desinfectante y respetar el distanciamiento entre personas”, expuso Jorge Martin Director de Gestión y Reducción de Riesgos de la Municipalidad

EN CUANTO A LA VISITA DE LA VIRGEN DE ITACUA A LAS PARROQUIAS, EL CALENDARIO QUEDÓ COMPUESTO DE LA SIGUIENTE MANERA:
• 17 de noviembre: Parroquia Santísimo Nombre de María de Barrio Santa María, Encarnación
• 18 de noviembre: Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Arroyo Porã
• 19 de noviembre: Parroquia San Francisco de Asís de Barrio San Pedro, Encarnación
• 20 de noviembre: Parroquia San Pedro de Barrio San Pedro, Encarnación
• 21 de noviembre: Parroquia San Juan Bautista de San Juan del Paraná
• 22 de noviembre: Parroquia Inmaculada Concepción, Encarnación
• 23 de noviembre: Parroquia Presentación de María en el Templo, Encarnación
• 24 de noviembre: Iglesia Catedral, Nuestra Señora de la Encarnación
• 25 de noviembre: Parroquia San Roque González de Santacruz, Encarnación
• 26 de noviembre: Parroquia San Miguel Arcángel de Cambyretã
• 27 de noviembre: Parroquia San Isidro Labrador, Encarnación
• 28 de noviembre: Regreso a Itacuá, inicio del novenario.

Estuvieron presentes en conferencia de prensa el Monseñor Francisco Javier Pistilli Obispo de la Diócesis de la Santísima Encarnación; Padre Andrés Czekaj Rector del Santuario de Itacuá; la Doctora Lourdes Trussy en representación de la Gobernación de Itapúa; Jorge Martin Director de Gestión y Reducción de Riesgos de la Municipalidad de Encarnación, el Doctor Christian Rodríguez y Doctor Miguel Ruiz de Vigilancia Epidemiológica de la Séptima Región Sanitaria; Comisario General Germán Real Director de la Policía Nacional de Itapúa; la Abogada Rita Irala en representación de la Comisión Pro Estacionamiento; la Doctora Eugenia Núñez en representación de la Cruz Paraguaya filial Itapúa, y la Capitana Magalí Cabral representante de Cuerpo de Bomberos Voluntarios Amarillos.

El 8 de diciembre, después de la misa de las 6 de la mañana, la Virgen de Itacuá saldrá del Santuario a recorrer nuestra ciudad de Encarnación, de forma que también muchos fieles la puedan saludar y venerar en su recorrido. El itinerario será comunicado por los medios y redes. Llegará a la Catedral, donde se celebrará una santa misa a las 11 horas, con autoridades y fieles de la Parroquia Catedral.

En la ocasión además, se pidió expresamente que todos los lugares de culto de la Diócesis, que por la devoción a la Virgen acostumbran a recibir muchos fieles (capillas, ermitas), cumplan con todas las disposiciones sanitarias. No se promuevan ni organicen peregrinaciones a estos lugares. Las misas deberán realizarse con el número permitido de fieles, sin excluir que puedan ser celebradas a puertas cerradas con un grupo designado para acompañar la celebración, en caso necesario.