Artistas del Grupo Aty Guazú y voluntarios se unen en una pintata a los pasillos del Hospital Pediátrico Municipal de la ciudad de Encarnación.

Buscando brindar un ambiente más amigable y confortable a los pacientes, los jóvenes  plasmaron en las paredes imágenes alusivas al mar, viajes espaciales, el circo, la selva y el cielo, siendo los principales protagonistas unos pintorescos animalitos. 

Éste es el cuarto encuentro de este tipo, siendo el último en noviembre pasado donde realizaron una labor similar en el área de urgencias pediátricas del Ips. 

“Con esto buscamos mostrar que el arte no es sólo para exposiciones, si logramos dibujar una sonrisa en un niño o una niña que está pasando por un momento difícil, damos a entender que el arte ayuda a una pronta recuperacion” decía Federico Vera, uno de los coordinadores del grupo Aty Guazú.

Las labores fueron posibles gracias a un pedido formal de la direccion de salud de la Municipalidad y los insumos fueron donados por particulares y casas comerciales, además del aporte por parte de médicos del HPME

El Hospital Pediátrico Municipal, desarrolla una tarea que trasciende las fronteras del distrito. Llegan niños, niñas y adolescentes de todo el departamento e incluso de otros departamentos.

Único a nivel nacional, va logrando en tres años ser un hospital de referencia en materia de atención de calidad, variedad de especialidades y por sobre todo ha generado estrategias para lograr la autosostenibilidad cuando ha estado apunto de cerrarse.