El Obispo de la Diócesis de Encarnación Francisco Javier Pistilli invita a que las campanas de parroquias y capillas suenen a las 12 del día durante la cuarentena; por quienes sirven y trabajan, y por los enfermos, para que les llegue la ayuda de Dios y el agradecimiento de la Iglesia.

“Invitamos a todas las diócesis que lo consideren oportuno, a que a la hora del ángelus suenen las campanas de nuestros templos para invitar a orar a quienes permanecen en casa y hacer llegar, a quienes sirven y trabajan, la ayuda del Señor y el agradecimiento de la Iglesia”, expresó el Monseñor Francisco Pistilli.

Las campanas han jugado por siglos un papel en la vida de los pueblos, especialmente en la Iglesia. Ellas anuncian eventos alegres y tristes, acompañan la jornada laboral, escolar y religiosa, alertan o celebran a la comunidad.