Por principio de precaución y atendiendo las medidas de protección y protocolos establecidos por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, se establecieron una serie de mediadas a tener en cuenta en la manipulación de cadáveres durante la pandemia covid-19.
• Si el deceso ocurre en la casa, se debe evitar manipulación.
• Despedirse del fallecido a dos metros de distancia, sin contacto físico.
• No hay autopsias, salvo extrema necesidad.
• El cuerpo debe ser llevado hasta la morgue por personal de Salud.
• El cadáver queda en la morgue del hospital, hasta su disposición final.
• Disposición de cadáveres en cajones constituidos por madera y chapa metálica sellado
• Quedan prohibidos los ritos funerarios cualquiera sea la causa de muerte.
• El entierro debe ser inmediato, evitando la demora.
• Se deben establecer medidas administrativas para la habilitación de los campos santos (cementerios) las 24 horas.
• De efectuarse la disposición final de un cadáver para una bóveda, columbario o panteón el mismo deberá estar construido como para albergar el cajón en un nicho cerrado el cuál a su vez deberá estar tapiado con una pared de 15 cm de ancho y revocada.
El cementerio local de Encarnación cuenta con 5 personales dotados con los equipamientos de bioseguridad necesarios para el cuidado y protección.
En caso de requerir el servicio de inhumación comunicarse al (0994) 548 705; para sepelios en el Cementerio central y Campo Santo de Santo Domingo.