Diferentes colores, diseños y tamaños de corazones son plasmados en la escalinata del Paseo de los Enamorados. Ubicado en el barrio San Pedro, se dibujan historias dentro de corazones, representando el amor, hogar, familias y otros.

Una verdadera obra de arte, diseñada por el artista plástico Rubén Sicora y ejecutada por vecinos del barrio San Pedro, grupo de amigos, de trabajo, familias enteras de la ciudad y parejas de enamorados de distintas edades que dejaron sus mensajes, constituyéndose en un nuevo atractivo turístico.