600 JÓVENES Y NIÑOS EGRESAN DEL CENTRO VIVO SAN PEDRO