ES IMPORTANTE PERMANECER FÍSICAMENTE SEPARADOS PERO SOCIALMENTE CONECTADOS

El COVID-19 se propaga principalmente entre personas que están en contacto cercano (menos de 2 metros de distancia) por un período de tiempo prolongado. La propagación ocurre cuando una persona infectada tose, estornuda o habla, y las gotitas de su boca o nariz se expulsan al aire y terminan en la boca o nariz de las personas cercanas. Estas gotitas también pueden inhalarse y entrar en los pulmones.

Mantenerse físicamente alejado de los demás es una de las formas más efectivas en este momento para combatir la propagación del coronavirus. Sin embargo, hacerlo va en contra de los deseos de conexión y contacto físico de las personas, y podría contribuir a sentimientos de ansiedad, soledad, miedo y dolor que podrían crear otra e implicar una sensación de desconexión de los seres queridos. Y en un momento en que estar físicamente aislado de los demás puede afectar la salud mental, es importante es que las personas se mantengan socialmente conectadas. Hablar de “distanciamiento físico” permitirá permanecer físicamente separados pero socialmente conectados.

Utilizar el término “distanciamiento físico” para enfatizar que podemos permanecer socialmente conectados incluso estando separados. Las mismas tecnologías que a menudo culpamos por destrozar nuestro tejido social pueden ser nuestra mejor oportunidad de mantenerlo unido.